sábado, 20 de febrero de 2010

DESTERRANDO A AMALEK

FUE EN PERASHÁ TETZAVÉ,
QUE A MOSHÉ NO MENCIONÉ.
NO LO NECESITÉ,
PORQUE SU MISMA ESCENCIA ENCONTRÉ.
TAMBIÉN ESCUCHÉ ZAJOR
Y DE LA REINA ESTHER
NO ME OLVIDÉ.

ELLA SE SACRIFICÓ
PARA TRAER REDENCIÓN;
ES POR ESO QUE YO HAGO
HOY VIBRAR ESTA EMOCIÓN
CONVERTIDA EN CANCIÓN.

DE MORDEJAI EMULÉ
SU EJEMPLO CON DEVOCIÓN,
ASÍ A AMALEK DESTERRÉ
POR SIEMPRE DE MI CORAZÓN.
QUE NO ME ENFRIE LA VOZ,
NO CONGELE LA PLEGARIA,

SERVICIO DEL CORAZÓN,
QUE ES NUESTRO AMOR A DI-S.

No hay comentarios: